Los pros y los contras del dólar en Colombia

Los pros y los contras del dólar en Colombia

El bajo precio del petróleo, ocasionado por su nivel alto de oferta en el mercado mundial −actualmente se vende entre USD 36 y USD 40 el barril−, ha hecho que en los últimos años varios países, entre los que figura Colombia, tengan una fluctuación en su economía. En el país, mientras algunos sectores sufren con el ascenso indiscriminado de la moneda estadounidense, otros, en menor cantidad, aprovechan para acomodar sus cajas tras varios años de duros sacrificios.

Sin embargo, la devaluación del peso con respecto al dólar ha generado más desazón que alegría, ya que la canasta familiar se ha visto seriamente afectada, pues muchos de los productos que se consumen a diario son importados. Un ejemplo muy claro es el maíz. Este artículo es fundamental en la elaboración de productos avícolas, pero su elevado precio rápidamente dejará a este gremio fuera del mercado en término de costos. Algo parecido sucede con el trigo, pues su incremento ha afectado a las pastas y a los productos de panadería. “Como esos productos son importados y se pagan más caro, ese precio de compra de los productores se traslada al consumidor final”, dijo el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe.

El Gobierno, a través del Banco de la República, ha realizado en pocos meses un incremento considerable en las tasas de interés, con el único objetivo de contrarrestar el ascenso del dólar, que al cierre de esta edición estaba por los $3.055. La preocupación contagia a los diferentes gremios, que de manera unánime han predicado un aumento considerable en la inflación, y esta ya ha alcanzado valores que no se veían desde hace 12 años. Lo más grave es que, según los expertos, así la moneda haya parado su acenso, no se sabe si hacia mitad de año vuelva a subir con más bríos que la última vez, cuando alcanzó los $3.356.

Para el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (ANDI), Bruce Mac Master, el alza experimentada durante el último año por el dólar seguramente será permanente y se mantendrá en lo más alto. Esto posiblemente afectará la inflación en el país, la cual fue de 6,77 % en el 2015 y de 1,29 % en enero de este año, una tasa superior a la del 0,65 % del mismo mes de 2015.

“El impacto que tiene en los precios de los productos importados va a afectar la inflación. Creo que todavía no tenemos completamente medido el efecto del dólar sobre la inflación”, explicó el dirigente gremial.

Otra de las desventajas que ha tenido que enfrentar la economía del país es la pérdida de competitividad. “Ahora, por fin tenemos un dólar que debería dar esa competitividad”, aunque, aclaró, “las exportaciones colombianas no han repuntado. Desde el punto de vista de la oferta tenemos que estar preparados para sustituir importaciones”, agregó Mac Master.

Por su parte, Armando Montenegro, director de BTG Pactual, indicó que por el déficit de cuenta corriente del capital colombiano, posiblemente, en 2016, el dólar mantenga el promedio de $3.000.

“Las condiciones de la economía colombiana y del resto del mundo probablemente van a hacer que en 2016 tengamos un dólar alrededor de los $3.000 y probablemente más, por causa de la financiación del déficit de cuenta corriente colombiano, por la voluntad de los capitales o por las medidas del Banco Central de los Estados Unidos con respecto a la tasa de interés”.

Para la presidenta de la Asociación de Economistas de Colombia, Lilia Beatriz Sánchez, un incremento en los precios de productos importados, como los tecnológicos y agropecuarios (trigo y maíz), afectan sin duda los precios de la canasta familiar y de la inflación.

“Tenemos que prepararnos para un dólar alto y entender que en la medida en que hemos estado haciendo la transición hacia una economía de mayores importaciones, esto va a tener un efecto en el incremento de los precios de importados, como los tecnológicos y los agropecuarios, que afectarán la inflación”, afirmó la economista, quien cree que sería ideal tener un dólar que oscile entre los $2.400 y $2.500.

Para el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (ANDI), Bruce Mac Master, el alza del dólar será permanente y se mantendrá en lo más alto.

La mayoría de los analistas coincide en que el aumento en el precio de la moneda estadounidense se debe más a hechos internacionales que a coyunturas nacionales; sin embargo, y aunque se luchó para que a finales de 2015 se mantuviera en $2.800, el 15 de diciembre de ese año, la moneda alcanzó los $3.356.

Esta tasa de cambio afecta duramente a los diferentes sectores y al ciudadano promedio de un país que ha tenido que resguardar su dinero para combatir a futuro una posible alerta, ya que la inflación seguirá disparada.

Turismo

La presidenta de Anato, Paula Cortés, dijo que un dólar caro origina que más extranjeros lleguen al país. Sin embargo, para los colombianos que deseen viajar fuera de Colombia, los costos obviamente se elevan. “Aunque un paquete a Estados Unidos, por ejemplo, cueste los mismos dólares que en enero, la tasa de cambio hace que se deba pagar más”, explicó Cortés, quien espera que el desplazamiento de colombianos por el país se incremente.

Vehículos y electrodomésticos

Este es uno de los sectores más afectados, según han concluido todos los analistas. “No es lo mismo comprar un auto importado cuando el dólar estaba en $1.800, que ahora, cuando vale casi en $3.500; se encarece, y la gente está siendo más prudente a la hora de endeudarse”, dijo Tulio Zuluaga, presidente de Asopartes. “Con esta subida, día a día la situación se les complica (a los importadores), porque están importando con un dólar alto. En la próxima importación se sube más el dólar y eso genera un problema para fijar los precios del mercado”, agregó.

Televisores y celulares también se han visto afectados, dice Fenalco, y afirmó que con los cambios tan rápidos en la divisa, no han podido mantener precios en sus inventarios.

Quienes están celebrando el alza del dólar son los exportadores, pues con el precio recibirán más pesos por los productos que vendan a mercados extranjeros, como el de Estados Unidos.

“Los exportadores fueron los más golpeados por la revaluación y esta es la oportunidad para que ganen por la diferencia en los precios de sus ventas. Este es un momento en el que el precio del dólar se estabiliza con la tendencia mundial y llega a un valor mucho más justo, que permite mejorar las exportaciones”, dijo el analista económico Memphis Viveros.

Para Mauricio Arias, el comportamiento de la moneda afecta directamente a los importadores, quienes están naturalmente opuestos a los exportadores. “Muchos de nuestros empresarios son importadores de materias primas, y para los importadores es una tasa de cambio muy alta, que los afecta”.

Y como ha sido una constante, los expertos creen que la tendencia del dólar se va a mantener, lo mismo que la del petróleo. Es decir que la moneda seguirá subiendo, mientras que los barriles seguirán bajando.

“Los exportadores fueron los más golpeados por la revaluación y esta es la oportunidad para que ganen por la diferencia en los precios de sus ventas”, dijo Memphis Viveros.

Análisis del Gobierno

Para el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, además de compensar parcialmente la caída en los precios del crudo, la debilidad del peso frente al dólar impulsará la competitividad y la creación de empleo.

“Los colombianos vamos a preferir más el producto nacional, las vacaciones en los destinos nacionales y no tanto en el extranjero, eso es muy bueno para el empleo en Colombia”, dijo el Ministro.

Otro factor negativo, pese a que el Gobierno trata de justificar lo contrario, es el desbalance del país en los últimos años por un déficit comercial, solo explicado por las menores exportaciones y un repunte de las importaciones.

A la menor cantidad de dólares en el país por una baja de las exportaciones, se sumaría una caída de la inversión extranjera directa, especialmente en el sector petrolero. “No tendría nada de raro que tuviéramos que rebajar nuestro pronóstico de crecimiento del 3,8 % hacia el rango de 3-3,5 % para el 2015 en los próximos meses, como resultado del fuerte embate provocado por el desplome de las cuentas externas, la acelerada devaluación y su impacto sobre la inflación”, manifestó el Ministro.

El precio alto del dólar permitiría que los exportadores reciban más pago por lo que llevan al exterior y se empezaría así a invertir en productos diferentes al petróleo, convirtiendo al país en una economía más equilibrada que no dependa del hidrocarburo.

Pero no hay que olvidar que este precio de la divisa va acompañado por valores bajos del petróleo y menores ingresos del exterior, lo que puede conducir a Colombia a una fuerte recesión económica.

Según los expertos, se espera que en los próximos dos o máximo tres meses, el crudo repunte y así la moneda estadounidense logre bajar con respecto al peso. Si, por el contrario, la situación no mejora, la crisis se agudizará y las medidas del Gobierno deberán ser más agresivas, lo que sería muy lesivo en términos económicos y sociales.