Informática y construcción; cada día más cerca

Informática y construcción; cada día más cerca

Las herramientas tecnológicas han permeado todas las esferas de las sociedades modernas, brindando nuevas posibilidades y ampliando los límites de lo que es posible, y en el caso de las edificaciones adquieren un alto valor y sentido.

Por: Luis Daniel Vargas M.
@vamoluda

La tecnología y sus herramientas hacen parte de nuestro día a día, sin importar a qué nos dediquemos.

Las últimas décadas han sido las de más rápida evolución en los sistemas informáticos. La penetración de toda clase de equipos y programas, así como el aumento exponencial en su capacidad y facilidad de uso, son factores que han determinado en gran medida el que hoy sean imprescindibles en nuestras vidas.

Estas herramientas, caracterizadas hoy por sus posibilidades de conectividad, accesibilidad y portabilidad, han logrado involucrarse en un sinnúmero de tareas y disciplinas. Bien sea de forma directa, haciendo uso de los sistemas informáticos, o indirecta, empleando algún elemento que ha sido el resultado de su aplicación, la tecnología hace parte de nuestro día a día, sin importar a qué nos dediquemos.

En contextos como el de la construcción, en donde los límites (más allá de los presupuestos y las normas) están marcados por las leyes de la naturaleza y por la imaginación de los diseñadores, los sistemas que permiten recrear escenarios brindan grandes beneficios a la hora de planear correctamente un proyecto, e incrementan en un alto porcentaje su desarrollo exitoso.

Tecnología informática y edificaciones

La tecnología permite crear edificios más altos y en lugares inhóspitos, mitigar el impacto en el medioambiente, prever el efecto de fenómenos naturales con gran exactitud, entre otros aspectos.

Es innegable la gran repercusión que la tecnología ha tenido en el diseño y construcción de edificaciones. Gracias a esta, hoy en día es posible crear edificios más altos y en lugares inhóspitos, mitigar el impacto en el medioambiente, prever el efecto de fenómenos naturales con gran exactitud, ver de manera conjunta cómo funcionarán los diferentes sistemas en un edificio, entre otros aspectos.

Los programas informáticos para la planeación de edificios cuentan hoy con herramientas que crean un gran abanico de posibilidades en torno a los diseños estructurales y arquitectónicos. Tuberías sanitarias, redes, cableado, entre otros, son entramados que pueden ser creados y vistos de manera muy fiel a través de estas aplicaciones. Además permiten conocer factores cruciales como la cantidad de producto que se requiere, lo cual posibilita estimar los costos de manera más precisa.

No obstante, la tecnología y este tipo de aplicaciones también plantean grandes retos, principalmente, los relacionados con la capacidad de adaptación de los profesionales y de las empresas que hacen parte de este sector.

No solo se trata de adoptar las nuevas herramientas dentro de las tareas diarias, también es importante formar profesionales que estén en la capacidad de aprovecharlas al máximo y de adaptarlas a los contextos específicos de su labor. Unidades de medida, productos, usos y un largo etcétera hacen parte de los factores que se deben tener en cuenta para lograr beneficios diferenciales de la tecnología.

Así mismo, no debe perderse de vista un factor crucial como es el tiempo. Los cambios tecnológicos se producen cada vez con mayor celeridad, lo que exige realizar la adaptación a ellos de forma rápida y oportuna, teniendo en cuenta factores propios del contexto y la relevancia de las nuevas tecnologías dentro de este.

Building Information Modeling

Dentro de los avances en la forma de diseñar y construir edificaciones, la concepción de grandes sistemas de redes es hoy prácticamente un requisito, como también lo es pensar en el impacto al medioambiente.

“BIM es un sistema para modelar en tres dimensiones la edificación completa, incorporando toda la información necesaria para facilitar el diseño, la construcción y la operación de un proyecto de construcción”.

En este contexto, la necesidad de contar con herramientas en las que se puedan involucrar múltiples sistemas es cada vez mayor; por eso se han creado sistemas como Building Information Modeling (BIM): Modelado de Información para la Edificación.

De acuerdo con la Red Interamericana de Centros de la Innovación en la Construcción, “BIM es un sistema para modelar en tres dimensiones la edificación completa, incorporando toda la información necesaria para facilitar el diseño, la construcción y la operación de un proyecto de construcción”.

Este tipo de plataformas incorporan varios de los aspectos estructurales que hacen parte de un proyecto de construcción. Los datos arquitectónicos y de ingeniería confluyen para elaborar una imagen cercana a la realidad de cómo lucirá un edificio tras ser finalizado.

Cabe anotar que esto no es algo solamente de carácter estético o gráfico. Gracias a las plataformas BIM se puede planear y observar cómo se distribuirán los diferentes sistemas de una edificación, para lograr de esta manera su correcto funcionamiento, optimizar los recursos y conseguir mejores niveles de eficiencia.

Otra de las grandes ventajas de los sistemas de Modelado de Información para la Edificación es la posibilidad de llevar a cabo cambios durante el proceso de diseño, sin que estos impacten de manera radical al proyecto en general.

La Red Interamericana de Centros de la Innovación en la Construcción afirma que un modelo BIM posee un grado se inteligencia dada por dos particularidades: el diseño paramétrico y la bidireccionalidad asociativa.

En el primer caso, el diseño paramétrico permite que los elementos como muros, vigas, ventanas y puertas, entre otros, sean caracterizados por parámetros y reglas en lugar de propiedades fijas como largo, ancho y alto, lo cual en la práctica determina la geografía del edificio.

Por otra parte, la bidireccionalidad asociativa, basándose en los datos que posee el sistema y sus parámetros, permite gestionar los cambios durante el diseño del proyecto, sin que estos representen grandes esfuerzos. Todos los cambios que se realicen harán que el modelo en general se actualice, eliminando en el proceso posibles inconsistencias.

Cómo gestionar BIM

A pesar de los beneficios que trae el desarrollo de proyectos de construcción bajo la lógica BIM, es importante contar con herramientas tecnológicas adecuadas que permitan coordinar de la mejor manera los procesos y lograr así la eficiencia que se espera.

En el mismo sentido, es vital que los profesionales involucrados en el proyecto cuenten con las destrezas necesarias para aprovechar al máximo las posibilidades que brinda la tecnología.

Una de las alternativas más conocidas y de mayor uso en el mercado de los profesionales del sector de la construcción para gestionar BIM es Revit, un programa informático de los creadores de Autocad y Autodesk.

Revit es un software que, según Hildebrandt Gruppe, “cuenta con un motor de cambios paramétricos con una base de datos relacional que gestiona y coordina la información necesaria para el modelado del diseño arquitectónico, la construcción y la ingeniería de un edificio, incluyendo todas las especialidades”.

Este programa permite crear diseños basados en objetos inteligentes y tridimensionales, los cuales se asocian para coordinarse automáticamente ante cualquier cambio introducido.

Revit tiene tres modos de proyectos: Architecture para proyectos de arquitectura; Structure para el diseño estructural y MEP para proyectos eléctricos, hidráulicos y equipos mecánicos, que conjugados logran crear una gran base de datos que permite dar una mirada integral al proyecto.

Más allá de las herramientas tecnológicas como Revit, las cuales permiten la gestión de los proyectos de construcción bajo la mirada del Building Information Modeling, es vital lograr la coordinación de los equipos de trabajo involucrados, para así mantener siempre clara la forma en que se deben llevar a cabo las cosas.